Servicios Online

○ Sexualidad en pareja           ○ Ruptura de pareja
○ Educación sexual para madres y padres o quienes deseen serlo
○ Otros servicios

Sexualidad en pareja
(consultas o sesiones)

Muchas personas nos hemos planteado mejorar la vivencia de nuestra sexualidad en algún momento de nuestras vidas o afrontar esas dificultades y preocupaciones que surgen respecto al disfrute sexual con nuestra pareja.

Los problemas relacionaldos con el funcionamiento sexual en pareja pueden afectar de manera significativa a otros aspectos de la relación e incluso ser causa de ruptura. De ahí la importancia de servirse, tan pronto seamos conscientes de que algo no va bien, de los conocimientos, la mediación y el acompañamiento de profesionales para poner sobre la mesa las dificultades que encuentra cada miembro de la pareja, su visión propia sobre las mismas, las emociones que le provocan, cómo están afectando a la relación, etc. Entre otros, podemos encontrarnos con sentimientos de culpa, ansiedad, tristeza, resentimiento, desencuentro, agobio, frustración... quizá hasta pensemos que nuestra pareja ya no nos encuentra deseables o que ha dejado de querernos.

 

A partir de un buen análisis, una mejora de la comunicación y un trabajo adecuado a las necesidades de cada persona y cada pareja podremos ir solventando paso a paso esas dificultades. De este modo alcanzaréis el bienestar y la satisfacción sexual que anheláis, en definitiva, una adecuada salud sexual individual y en pareja.

En el caso de las parejas, un gran número de problemáticas deriva de una comunicación inadecuada, tanto en su relación general como en el plano sexual lo que requiere trabajar y practicar habilidades en esta área. Otras veces las dificultades derivan de desajustes en el nivel de deseo, cuando uno de los miembros de la pareja busca mantener acercamientos o encuentros eróticos en mayor medida que el otro. Esta situación puede provocar resentimiento, culpa, frustración, ansiedad en la persona que se siente presionada a practicar sexo mientras que la otra persona siente que sus necesidades no son satisfechas adecuadamente o que ya no es deseada o, incluso, se plantea si habrá una tercera persona. En otras ocasiones se presentan disfunciones en uno o en ambos miembros de la pareja. En este caso, lo conveniente es trabajar mediante una serie de ejercicios en los que ambos han de colaborar.

 

Aunque sea uno de los miembros de la pareja quien presente una mayor dificultad o una problemática a tratar, el hecho afecta a los dos por lo que es importante la cooperación e implicación de ambas partes en el proceso. De este modo, se aprende una nueva forma de vivir la sexualidad superando juntos, de la forma más divertida posible, las dificultades. El éxito del tratamiento beneficiará a la pareja individualmente y en conjunto, por ejemplo, en cuanto a la mejora en autoconocimiento y conocimiento mutuo, tanto en el plano personal como afectivo o sexual y en cuanto al acercamiento, mayor entendimiento e intimidad entre las dos personas.

Si cuentas conmigo trabajaremos conjuntamente para que puedas vivir tu sexualidad de un modo más placentero, divertido y saludable.

Ruptura de pareja

Una ruptura de pareja es un momento doloroso que nos provoca diferentes sentimientos tales como angustia, tristeza, culpa, rabia, impotencia, preocupación... Aun más cuando hay hijas o hijos.

 

Quizás hayas pasado meses e incluso años de sufrimiento antes de que se produjera la ruptura o tal vez no has sido quien ha tomado la decisión y no has tenido tiempo de asimilarlo. Quizás tras meses transcurridos desde aquel momento sigas dándole vueltas a los mismos pensamientos y sin poder enfocarte totalmente en el presente ni orientarte hacia el futuro con ilusiones renovadas y con el bienestar, equilibrio y energía que necesitas.

 

A través de intervenciones basadas en el Método SHEC serás capaz de aliviar todas esas emociones de un modo mucho más rápido y eficaz, pudiendo así pasar página y rehacer tu vida.

Cada persona y cada situación son diferentes. Del mismo modo, las causas de una ruptura son diversas: dificultades en el ámbito de la sexualidad, falta de comunicación, celos, infidelidades, emociones reprimidas, incompatibilidad, falta de tiempo, problemas económicos, etc.

 

En cualquier caso, necesitas superar este duelo del modo más adaptativo posible y en el menor tiempo. Pueden ayudarte algunas sugerencias:

  • Limita el contacto con tu expareja. En el caso de que haya hijas o hijos en común será preciso comunicarse y negociar todo lo necesario por el bien de las y los menores.

  • Evita todo lo que te recuerde a esa persona: objetos, fotos, redes sociales...

  • Apóyate en tu entorno (familiares, amistades). Es muy positivo expresar tus sentimientos ante personas que te sepan escuchar, que acepten tus emociones  y que te animen.

  • Céntrate en tu día a día, mantente ocupada u ocupado.

  • Lleva una vida sana (alimentación, ejercicio, meditación...)

  • En relación al punto anterior, es importante que te veas bien, que cuides tu aspecto por ti y por quienes te rodean.

  • Pensamiento positivo. Trata de mantener tu mente en positivo agradeciendo y reconociendo todo lo bueno que te rodea.

  • Cuenta con profesionales que te ayuden a llevar el proceso del modo más adaptativo, rápido y positivo posible.

El Método SHEC (Sincronización de Hemisferios Cerebrales) está diseñado para aliviar tu dolor de manera efectiva. Es un método psicoterapéutico basado en la neurociencia y la neurofisiología, en el modo en que nuestro cerebro procesa la información. La activación alterna de los hemisferios cerebrales permite llegar al origen de los traumas, de las experiencias dolorosas,  creando nuevas rutas neuronales en el cerebro favoreciendo así la reestructuración cognitiva y la desensibilización respecto de lo que nos ocasiona malestar y sufrimiento.

Si cuentas conmigo trabajaremos con método SHEC todo aquello que te ha producido malestar y lo transformaremos en bienestar.

Educación sexo-afectiva para madres, padres o quienes deseen serlo

Todas las personas recibimos algún tipo de educación sexual a través de amistades, familiares, internet, etc. Lo que no recibimos es una adecuada educación sexo-afectiva basada en el conocimiento científico. La disciplina encargada de ello es la sexología.

Si quieres mejorar la vivencia de tu sexualidad este tipo de educación es requisito fundamental. Mucho más si eres o te planteas ser madre o padre. Es una cuestión de responsabilidad individual y social.

 

Se trata de un proceso de aprendizaje (información y formación) que se prolonga durante toda la vida de una persona, desde que nace hasta que muere, de modo adaptado a su edad y capacidad cognitiva.

A diferencia de lo que algunas personas creen este tipo de educación es muy amplia e implica conocimientos y herramientas sobre cuestiones tan relevantes como las actitiudes, creencias y valores acerca de la sexualidad, aspectos básicos sobre los que se asienta la educación sexual para lograr esa salud sexual definida por la OMS (2002) como "estado de bienestar físico, emocional, mental y social y no mera ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad". Este aprendizaje acompañará a tu hija o hijo a lo largo de toda su vida e influirá en su modo de relacionarse con los demás, sobre todo con sus parejas, logrando una vivencia de la sexualidad sana y responsable, evitando riesgos para sí y para otras personas.

Se extiende a las dimensiones biológica, psicológica y sociocultural, atendiendo a aspectos cognitivos, afectivos y conductuales e incluyendo habilidades individuales y sociales, tales como adecuadas formas de comunicación o toma de decisiones responsables.

Hace referencia a cuestiones diversas como identidad y orientación sexual, afectos y relaciones interpersonales,  sensaciones placenteras, maternidad y paternidad, cambios hormonales, estados anímicos…

La educación sexo-afectiva es responsabilidad de cuantas personas estén en contacto con niñas, niños o adolescentes. Madres, padres, familiares, educadoras y educadores, consciente o inconscientemente, están trasmitiendo actitudes y pautas de comportamiento con su ejemplo.

En una sociedad hipersexualizada en la que nuestras y nuestros menores no reciben una educación sexo-afectiva integral (basada en el derecho fundamental de niños, niñas y adolescentes a recibir información sobre este tema, y dentro del marco de los derechos sexuales reconocidos por la ONU) la necesidad de esta formación es una demanda social cada vez mayor, especialmente en base a los numerosos estudios que demuestran la importancia y beneficios de esta educación tanto a título personal como social, por ejemplo de cara a la prevención del abuso sexual infantil o la reducción de agresiones sexuales, embarazos no planificados (sobre todo en adolescentes) y contagios de infecciones de transmisión sexual/genital.

Si cuentas conmigo realizaremos una formación completa que te permitirá afrontar con seguridad la educación sexo-afectiva de menores y adolescentes.

Otros servicios 
 
 
 

  • Sex coaching individual (mujeres y hombres)

  • Consultas individuales sobre temas de sexualidad, pareja u otros.

  • Kintsugi sexual: placer en pareja (sesiones formativas)