• Mabi

“SOY MUJER Y NO DISFRUTO DEL SEXO”. POSIBLES CAUSAS.

Las personas que encuentran el sexo doloroso, decepcionante, que les provoca ansiedad o que simplemente carecen de interés en el sexo todavía son vistas por ciertas personas como “raras”.


Sin embargo, es muy común que alguien (hombre o mujer) simplemente no disfrute del sexo.


Centrándonos en las mujeres, si hacemos caso de lo que nos venden las comedias románticas de Hollywood sobre los encuentros eróticos, “siempre” nos apetece el sexo, el “ambiente” se caldea muy rápido y la “única finalidad” es el coito. Una penetración que diría que es imposible para la mayoría de las mujeres en tan poco tiempo sin que aúlle de dolor en lugar de hacerlo de placer como nos lo muestran.


Ciertamente para algunas mujeres el sexo no es tan importante o necesario. Hay muchas razones que explican esto.


Sea cual sea la razón, si esto te ocurre, no tienes por qué conformarte. La salud sexual es importante para ti y, si tienes pareja, también para tu pareja y para vuestra propia relación. Pedir ayuda a tiempo es fundamental para aprender de nuevo a disfrutar de tu sexualidad de un modo pleno y consciente, que te proporcione bienestar. Si tienes pareja, hablarlo y pedir ayuda profesional lo antes posible os evitará un distanciamiento que, en ocasiones (más de las que crees) conduce a la ansiedad, la tristeza y la ruptura. Si esta situación te afecta a ti o a tu pareja o a ambos, no esperes más para contactar conmigo.



Veamos algunas de las posibles causas:


Dolor. Este a su vez puede deberse, a la falta de una adecuada lubricación consecuencia de una penetración demasiado apresurada. Esta inadecuada lubricación también puede deberse a cambios hormonales. En estos casos ayuda un buen lubricante o una adecuada hidratación. Otra razón puede hallarse en una disfunción del suelo pélvico. Las causas psicológicas y/o educativas suelen estar presentes. Otras posibles causas son los traumas, las infecciones o sufrir una endometriosis.


Baja libido. El dolor durante el coito suele provocar que no apetezca la práctica sexual sobre todo si se orienta al coito. Ciertos medicamentos, entre ellos la píldora anticonceptiva, pueden provocar un descenso en los niveles de deseo. Es también más fácil que esto ocurra cuando ya llevas un tiempo con tu pareja, muy especialmente en relaciones de larga duración. En cualquier caso, el deseo femenino muchas veces llega tras iniciar el juego erótico, cuando comienzan a disfrutarlo y a excitarse.


Dificultades para alcanzar el orgasmo. Una amplia mayoría de mujeres no alcanza el orgasmo por penetración vaginal exclusivamente. Necesitan acariciar su clítoris con sus propias manos o las de su pareja o con juguetes. Otras tienen dificultades para alcanzarlo de cualquier modo, por ejemplo, debido a razones educativas.


Problemas en la relación de pareja. Las dificultades en el ámbito de la sexualidad en pareja conducen a problemas en la propia relación y, a su vez, los problemas en la relación afectan al funcionamiento sexual compartido.


Falta de una buena comunicación sexual. No solo en su forma verbal, sino la comunicación con el lenguaje corporal. Es importante tanto expresar lo que gusta y lo que no y de qué modo se quiere algo. También lo es saber leer el lenguaje corporal y las expresiones faciales.


Mala imagen corporal. Muchas mujeres no se sienten atractivas o tienen complejos respecto al aspecto de sus propios genitales.


Estrés y cansancio. Si estás viviendo circunstancias estresantes o estás muy cansada, has de encontrar el modo de aliviar ambas ya que eso beneficiará a tu salud general y a tu rendimiento sexual. La práctica sexual, a su vez, aliviará tu estrés y te ayudará a dormir.


No sientas vergüenza si esto te ocurre a ti. Por diversas razones somos muchas las mujeres que hemos pasado por esto. Cuenta conmigo. Lo he vivido y te puedo entender mejor que nadie.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo