• Mabi

¿POR QUÉ NO LLEGO AL ORGASMO?

La falta de orgasmos o la dificultad para llegar a ellos con tu pareja es una de las causas más comunes por las que se acude a profesionales de la sexología.


De hecho, el 22 % de la población sexualmente activa llega al orgasmo con demasiada lentitud, con demasiada dificultad, con demasiada rapidez... o no llega en absoluto. Es lo que se llama anorgasmia.


¿De dónde viene esta dificultad?


No todo el mundo llega sistemáticamente al orgasmo durante los encuentros sexuales. Esto no significa que la persona sea anorgásmica. Puede ser un problema temporal, por ejemplo, relacionado con el estrés 😣.


También se sabe que algunos hombres y mujeres alcanzan sistemáticamente el orgasmo mientras se masturban, pero no necesariamente con una pareja.


¿Cuáles son las diferencias entre hombres y mujeres?


La anorgasmia es más frecuente en las mujeres. Alrededor del 90 % de los hombres (casi) siempre consigue un orgasmo durante la práctica sexual, frente a algo menos de la mitad de las mujeres. En torno al 15 % de las mujeres nunca alcanza el orgasmo (algunas lo consiguen mediante autoestimulación, otras no).





En general, los hombres llegan al clímax mucho más rápida y fácilmente que las mujeres con un nivel de excitación comparable.




- Hombres y mujeres reaccionan de forma diferente a la estimulación sexual. Mientras que las mujeres buscan más el contacto para la excitación, los hombres son más sensibles a los estímulos visuales. También es cierto que el entorno juega un papel más importante para las mujeres. Necesitan sentirse cómodas, en un contexto favorable y un ambiente agradable 🎵. Los hombres pueden concentrarse más fácilmente en el encuentro erótico y se distraen menos.


- Las fases por las que pasan hombres y mujeres para llegar al orgasmo son las mismas. Sin embargo, las mujeres pueden "estancarse" en la fase de meseta, justo antes del orgasmo. Esto significa que están muy excitadas, pero no llegan al pico de excitación.


- Muchos hombres equiparan el sexo con la penetración, pero para las mujeres la penetración por sí sola rara vez es suficiente para alcanzar el orgasmo. En cambio, la mayoría de las mujeres lo consiguen mediante la estimulación del clítoris. Técnicamente, esto hace que sea menos fácil para una mujer llegar al orgasmo.



¿Por qué no llegamos al orgasmo?


Puede haber todo tipo de razones y, a menudo, intervienen simultáneamente.


- No hay deseo o la excitación es insuficiente. Para llegar al orgasmo es fundamental desear el encuentro erótico y estar suficientemente excitado o excitada. La ausencia o insuficiencia de deseo puede ser consecuencia del estrés, el cansancio, la tensión en la relación, la falta de confianza en la pareja, una imagen negativa de la propia persona😳...


- La estimulación no es del todo correcta. Gestos demasiado bruscos, caricias en un lugar inadecuado o con la técnica equivocada... Es necesario conocer la anatomía (por ejemplo, el lugar del clítoris con respecto a la vagina) y hay que aprender a reconocer las respuestas sexuales de la pareja.


- Falta de comunicación en la pareja💑. Cuando nos referimos a comunicación (centrándonos en el ámbito sexual) solemos conocer casi todo sobre nuestra pareja (artista favorito, comida favorita, …) pero desconocemos lo que le apetece en el juego sexual y nuestra pareja desconoce lo que nos gusta en esta área porque son pocas las parejas que hablan de su sexualidad: de sus fantasías, de qué les excita más, de qué les agrada o desagrada 😝, etc. Esa comunicación puede favorecer que tu pareja o tú, os estimuléis lo suficientemente bien para alcanzar el orgasmo.


- Limitaciones o restricciones autoimpuestas. En muchas ocasiones cada persona es “su peor enemiga”. La presión por no hacer ruido, centrarnos demasiado en la satisfacción de nuestra pareja o estar pensando en que "hay que alcanzar el orgasmo" generan una tensión y un estrés que pueden dificultar el alcance del mismo. Durante las prácticas sexuales hay que dejarse llevar, que sean nuestros cuerpos, nuestros sentidos, quienes nos guíen sin forzar la situación.

Falta de autoconocimiento


Si no sabes lo que te gusta, ¿cómo vas a pedirlo?


La masturbación juega un papel fundamental en los encuentros eróticos con otras personas, ya que, antes de que estos se produzcan, debemos conocer cuáles son nuestras zonas erógenas, cómo nos gusta estimularlas o qué ambiente “nos pone más”.


Para conocer todo eso la única forma que hay es probándolo nosotras y nosotros mismos. Cada vez son más las personas que se masturban pero aún hay muchas que son reacias a esta práctica, sobre todo en pareja, debido a creencias que la sociedad nos ha ido inculcando.


Y lo más importante: si nunca te has masturbado, ¿cómo sabes cómo reacciona tu cuerpo ante un orgasmo? No olvides que cada cuerpo es diferente y, por consiguiente, reacciona de modo diferente.

Causas físicas


La anorgasmia puede deberse a causas físicas:


- Dolor durante el coito.


- Problemas de salud. Algunas enfermedades, como el reumatismo o la diabetes, pueden tener un efecto negativo sobre el orgasmo. También pueden interferir los problemas uterinos, de vejiga o de pene. Una afección, un accidente o una intervención quirúrgica que altere el funcionamiento normal del cerebro, la médula espinal o los nervios puede provocar anorgasmia. También puede estar relacionada con un exceso de testosterona o con una enfermedad del sistema hormonal.


- Los medicamentos como tranquilizantes, somníferos, antidepresivos, alfabloqueantes y, posiblemente, la píldora anticonceptiva, pueden afectar a las fases de excitación y de deseo.


- Beber alcohol o tomar drogas antes de la práctica sexual puede tener un efecto muy negativo🥴.

¿Quién puede ayudarte?


Dependiendo de la causa:


- Tu pareja. Comunicarse con la pareja puede suponer una gran diferencia para bien en muchos casos. Así, por ejemplo, es fundamental hablar de las preferencias sexuales o mostrar lo que nos excita. Muchas personas necesitan un extra de estimulación durante la penetración, ya que esta acción por sí sola no les hace llegar al clímax. En este caso, podéis optar por usar juguetes sexuales para parejas, como complemento en los juegos sexuales.


- Profesionales de la sexología. En casos como la falta de deseo sexual, el desconocimiento del funcionamiento sexual del cuerpo o la timidez sexual, entre otros, las y los profesionales de la sexología podemos ofrecer no solo escucha, educación y apoyo terapéutico, sino también ejercicios sexuales para realizar en casa, solo o en pareja.


- Profesionales de la medicina. Las posibles razones médicas (dolor, enfermedad, medicación, etc.) pueden marcar la diferencia. De todos modos, en la mayoría de ocasiones en las que hayan de intervenir profesionales de la medicina, también habrá de hacerlo una o un profesional de la sexología para recuperar o reaprender adecuadamente el funcionamiento sexual.


No te demores más. Pídeme una cita gratuita para analizar tus dificultades y conocernos de modo que pueda ayudarte a ti y a tu pareja. ¡Rellena el formulario ahora mismo!

5 vistas0 comentarios