• Mabi

¿ESCUCHAS DE MODO ACTIVO A TU PAREJA?


Si tu respuesta es “no”, la mía es “¡pues deberías!”.


¿Has oído hablar de la escucha activa? Es fundamental emplearla en nuestras relaciones con los demás, pero muy especialmente con nuestra pareja.


¿Sabías que la escucha activa es una parte fundamental de la comunicación asertiva y que esta lo es para que la relación funcione adecuadamente?


Yo por mi trabajo llevo practicando la escucha activa durante más de 30 años. También la practico con mi pareja y mis relaciones sociales. Te dejo algunas ideas, aunque hay muchas más.





La escucha activa es una escucha consciente, implica realizar un esfuerzo para escuchar a la otra persona. Implica poner toda nuestra atención. No nos limitamos a solo recibir información (escucha pasiva). Tampoco se trata de “oír” haciendo gestos fingiendo que estamos escuchando.


Si lo hacemos bien, estaremos sentando las bases para generar la conexión, la confianza, la aceptación, la empatía, el respeto en una relación y fomentando la apertura al diálogo.


Cuando escuchamos de modo activo tratamos de hacerle saber a la persona que estamos centradas o centrados en los que nos comunica y que le estamos comprendiendo y que esta comprensión nos lleva a empatizar con su situación y a comprender sus emociones y sentimientos.


Permitimos a nuestra pareja que exprese realmente lo que piensa y siente, que defienda sus ideas y nos permite escucharla, conocerla y entenderla mejor.


La comunicación implica a los dos miembros de la pareja. Supone hablar, por turnos, con respeto y sin levantar la voz ni impedir a la otra persona finalizar su exposición o argumentos. Conlleva, asimismo, que ambas partes presten atención al lenguaje no verbal a través del cual se transmite mucha más información (más del 90%) que con el verbal: la postura, el tono de voz, las miradas, la orientación del cuerpo, los movimientos de las manos, etc.


La persona que escucha (oyente) debe intentar evitar mientras escucha elaborar una respuesta o proyectar sus propias opiniones, sentimientos o prejuicios sobre quien habla.


¿Qué otras cosas puedes hacer para realizar una buena escucha activa?


Entre otras, puedes:


- Evita distraerte con lo que ocurre a tu alrededor.

- Mantén el contacto visual (sin mirar fijamente porque puede resultar agresivo, intimidatorio).

- Demuestra que estás escuchando, emitiendo sonidos o expresiones como “ajá”, “hum”, ya, claro, entiendo…

- Asiente.

- Haz preguntas abiertas (las que no se responden con un “no” o un “sí” o con “bien” o “mal”.

- Haz preguntas de aclaración.

- Parafrasea (repite y resume con tus propias palabras lo que has entendido, así tu pareja puede corregirte si estás equivocada o equivocado en algo). Puedes decir, “si te he comprendido bien” o “lo que creo/me parece entender”.

- No interrumpas ni cortes el discurso de tu pareja, no acabes sus frases.

- No le des consejos sin que te los haya pedido. Si quieres aportar algo, pregunta: “¿puedo hacerte una sugerencia?”.

- No restes importancia a sus problemas o preocupaciones. Para cada persona sus problemas son los más importantes, aunque para ti el mismo problema no lo sea.

- Emplea expresiones como “yo sé lo que es eso” o “yo he pasado por eso” cuando sea cierto y solo como modo de empatizar y conectar.

- Emplea un lenguaje corporal positivo, de apertura y aceptación.

- Inclínate hacia tu pareja (como lo haces cuando queremos oír mejor)

- Mantén la proximidad física (con tu pareja tienes confianza pero en otros casos que quieras emplear esta técnica ten en cuenta que nuestra cultura, la latina o la árabe son más favorables a la proximidad que otras).

- Busca el contacto físico (misma puntualización que en el punto anterior).


Aprovecha mi oferta de verano para mejorar tu relación de pareja solventando vuestras dificultades en sexualidad. ¡Pide tu cita!

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo