• Mabi

EL PRESERVATIVO NO TE PROTEGE AL 100% DEL VIRUS DE PAPILOMA HUMANO (VPH)

De acuerdo con el Portal Europeo de Información sobre Vacunación de la Unión Europea el VPH es una infección vírica que se trasmite fundamentalmente por contacto directo, principalmente sexual, con una persona infectada con el virus.


Es la infección de transmisión sexual más común en el mundo🗺️.


Cualquiera que tenga actividad sexual puede contraer el VPH. 🤔


Existen más de 100 tipos de virus VPH. De estos, unos 40 pueden infectar los genitales. Al menos 14 de ellos se clasifican de “alto riesgo” porque pueden provocar cáncer, como el de cérvix en las mujeres. El cáncer de cérvix o de cuello de útero es el más frecuente tras el de mama en mujeres de edades comprendidas entre los 15 y los 44 años en Europa. Los tipos de VPH de “alto riesgo” también pueden provocar cánceres genitales y anales, y algunos cánceres en la cabeza y el cuello, tanto en hombres como en mujeres. Los tipos de VPH de “bajo riesgo” pueden causar verrugas anales y genitales.


En la mayoría de los casos, la infección por VPH desaparece por sí sola sin causar ninguna patología o síntoma evidente. Sin embargo, a veces la infección por VPH puede persistir y al cabo de los años, producir alguna de las complicaciones que se indican a continuación:


• Cáncer de cérvix u otros tipos de cáncer (por ejemplo, de vulva, vaginal, anal, de pene y algunos cánceres de la cabeza y el cuello).

• Verrugas genitales y anales.



PREVENCIÓN


La vacunación 💉de chicas y chicos frente al VPH puede prevenir las infecciones por este virus y en consecuencia las complicaciones ya mencionadas que provoca en ambos sexos. La vacunación sistemática frente al VPH se realiza entre los 9 y los 14 años, de acuerdo con el programa de vacunación de cada país.


El uso de preservativos no es eficaz al 100% para prevenir la transmisión del virus. Esto se debe a que el VPH puede infectar también la piel circundante que no está protegida por el preservativo.


No hay ningún tratamiento para el virus propiamente dicho, pero las complicaciones derivadas de la infección por VPH pueden tratarse de diferentes formas. Las verrugas genitales se pueden tratar con medicación o bien con cirugía. Se debe consultar a profesionales sanitarios para obtener información sobre las opciones de tratamiento de manera individualizada.


El cáncer de cuello de útero y el tejido de este mismo cuello que se describe como “precanceroso” pueden identificarse en fases tempranas mediante pruebas de detección periódicas, lo que permite su tratamiento preventivo. Estas alternativas están disponibles para las mujeres siguiendo las recomendaciones nacionales de cada país. Otros cánceres relacionados con el VPH solo pueden tratarse tras el diagnóstico y tratamiento precoces, pero no se dispone de programas de cribado específicos para ellos.


El empleo del preservativo masculino reduce la posibilidad de transmisión del virus del papiloma humano (VPH), pero no es totalmente efectivo para evitar el contagio, entre otras razones porque no cubre todas las áreas corporales que pueden estar infectadas. El preservativo femenino tampoco protege al 100% aunque la superficie que cubre es mayor que la del masculino.


Cabe añadir que los preservativos de látex pueden dañarse al contacto con Imiquimod el agente tópico para el tratamiento de las verrugas genitales y perianales ocasionadas por el VPH.


Cuídate y cuida a tu compañera o compañero sexual. Acude a revisiones médicas con regularidad🏥.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo