• Mabi

CÓMO LIMPIAR TUS JUGUETES SEXUALES Y CUÁLES SON MÁS SALUDABLES

¿Tienes juguetes sexuales?


Estos días están siendo los protagonistas de mis contenidos en redes.


Y es que son muchas las personas que los tienen para emplearlos de manera individual o en pareja, cuando están disfrutando juntas de su sexualidad o estando a distancia.


La higiene y adecuada conservación de tus juguetes sexuales es fundamental para disfrutarlos de modo seguro sin riesgo para tu salud y para prolongar su vida útil.


Lo primero que has de saber para una correcta higiene de los juguetes es de qué material están hechos.


Pero incluso antes de adquirir un juguete es conveniente que sepas si su composición lo hace sexualmente saludable o no. Cuando ya lo desempaquetes, lee y conserva las instrucciones y recomendaciones de uso que se adjuntan con el juguete.


Es importante que compres productos eróticos de calidad (mejor pocos y buenos que muchos poco saludables), a poder ser de silicona de grado médico y siempre libres de ftalatos y otras sustancias perjudiciales.


Aunque hay una gran variedad de juguetes y materiales voy a intentar ayudarte para que les saques el máximo de vida útil de modo seguro para tu salud. Ten en cuenta que la salud sexual es salud general. Y aunque la salud sexual no se refiere solo a embarazos no planificados o infecciones, en este caso nos referimos a estas últimas.





De modo general podemos dividir los materiales de la mayoría de juguetes sexuales en dos categorías: porosos y no porosos.


Los porosos son menos saludables ya que permiten la pervivencia de microrganismos (hongos, bacterias, virus).


Si tu juguete sexual está hecho de materiales no porosos, es más difícil que albergue microorganismos.


Si has perdido las instrucciones y no sabes cuál es el material de algún juguete en concreto, trata de encontrarlo en internet y más concretamente en la web de la empresa fabricante.


Incluso si limpias tus juguetes sexuales porosos, es posible que no puedas deshacerte de tantos gérmenes como podrías eliminar con los no porosos, por lo que es mejor guardarlos para juegos personales o usarlos cubiertos con condones, sobre todo si es para emplearlos en pareja.


Independientemente del material debes lavar y secar perfectamente (a poder ser al aire libre) cada juguete obligatoria e inmediatamente después de cada uso. Plantéatelo como una forma más de cuidar tu cuerpo (y a tu pareja si es el caso).


Una vez que tu juguete sexual está seco es poco probable que una bacteria sobreviva en él más de unas pocas horas.


El hongo Candida albicans pueden perdurar más que las bacterias, quizá durante semanas, dependiendo de las circunstancias.


Algunos virus suelen morir en cuestión de horas cuando están al aire libre. Los virus del VIH y del herpes no perviven mucho en superficies porque son muy susceptibles de secarse. El virus del papiloma humano (VPH), sin embargo, puede sobrevivir más tiempo.


En los fluidos corporales de esas superficies estos patógenos pueden sobrevivir más tiempo. La hepatitis y la sarna pueden vivir durante semanas o meses fuera del cuerpo.


Si el juguete es poroso, esos pequeños agujeros pueden atrapar la humedad, impidiendo que se seque tan rápido y permitiendo que los patógenos vivan más tiempo. Aunque no sea poroso, siempre debes guardar tu juguete cuando esté completamente seco.


Una buena idea es lavar el juguete también antes de cada uso. Incluso si lo limpias a fondo cada vez que lo usas. Existe la posibilidad de que haya entrado en contacto con suciedad, pelusa, polvo, etc. desde la última vez que lo usaste.


Puedes usar un limpiador de juguetes sexuales de manera excepcional.


Ten en cuenta si tu juguete lleva pilas y si es sumergible o no en el agua.


Para el cuidado básico de los juguetes entre un uso y otro, quítale las pilas.


Te dejo algunos datos sobre diferentes materiales.


Silicona. No poroso y sexualmente saludable. Limpieza: jabón neutro y agua tibia. Para desinfectarlo completamente hiérvelo durante 3 minutos o ponlo en el lavavajillas.


Jelly o gelatina sintética. Poroso y no sexualmente saludable. Limpieza: algunos permiten uso de jabón neutro pero otros solo agua.


Elastómeros (TPR y TRE). Poroso: agua tibia y jabón neutro.


Plástico ABS. Solo saludable si es de grado médico. En ese caso sí podría introducirse en el cuerpo.


PVC. No sexualmente saludable. Limpieza: desinfectar con alcohol.


Metal (aluminio y acero inoxidable). No poroso y sexualmente saludable. Limpieza: los puedes lavar con agua tibia y jabón neutro y también desinfectar.


Látex. Puede producir alergias. Delicado para limpiar por lo que se aconseja usarlo con preservativo.


Cristal o vidrio templado. Sexualmente saludable. Limpieza: agua tibia y jabón neutro.


Cerámica y porcelana. Sexualmente saludable. Limpieza: basta con solo agua.


Neoskin, Ciberskin, Superskin y otros materiales realistas. Limpieza: algunos permiten agua tibia y jabón neutro. Superskin solo admite agua. Suavidad: polvos conservadores específicos o maicena, nunca polvos de talco.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo